martes, 19 de octubre de 2010

OTRO - SANTIAGO AZAR

Otro, otro cigarrillo
para esta cruda noche de tumbas;
otro cigarrillo, para subir por el humo tembloroso.
La vida no tiene vuelta,
entre estas paredes que dijeron,
entre estos muebles que hablaron,
como tantos platos y su silencio.
La guitarra se me cae y cae,
y el mundial infierno reside en mi oscuridad.
El reloj me dice que no va el invierno y
que el olor a lágrima seca está conmigo.
Venga otro cigarrillo, otra copa,
pues quiero ir al río del olvido,
al caballo sudoroso de la derrota:
Ya me canso, ya me voy, ya me muero.


2 comentarios:

  1. A pesar de la profunda soledad que expresas en tu poema, siento que la fuerza con que lo has labrado es más que suficiente para apagar los cigarros, vaciar las copas y levantar la mirada hacia el nuevo amanecer.

    Me ha impresionado mucho tu manera tan única de escribir.

    Saludos desde Copenhague hoy deliciosamente melancólica

    Ian.

    ResponderEliminar
  2. en la soledad se cree en el tiempo
    típico de encierro
    típico de parametros.

    gonssalom.blogspot.com

    poemas independientes.

    ResponderEliminar